Nuestra historia de cama…

Hoy 18 de Agosto de 2017… Sí hoy… es la SEGUNDA noche que Ekhi toma teta en el sofá, (solemos leer, jugar o simplemente estar tumbadxs descansando antes de meternos a la cama) y medio dormido levanta la cabeza, me mira y me dice “amatxu, vamos a la cama”, seguido mira a Gorka y le dice “aita, a la cama” y los tres juntxs vamos a nuestro cuarto. ¡¡¡Lo flipante viene ahora y es que ambas noches se ha subido a la cama, se ha tumbado y se ha quedado dormido!!! Quizás os parezca una tontería pero para Gorka y para mí es algo alucinante, después de casi 3 años durmiéndose con una teta en la boca lleva dos noches que se queda dormido el “sólo” (lo pongo entre comillas porque nosotrxs estamos a su lado 😉 ).

Pues eso… que la vida pasa y nuestro txiki ya no es tan txiki (hoy estoy muuuuy moñis, lo sé, y es que después de los acontecimientos de estas últimas semanas tengo una sensación tan extraña en mi estómago…). Es algo raro porque ni sé el tiempo que llevo pensando en “cómo molará cuando duerma toda la noche del tirón (llevó más de 700 días sin saber lo que es dormir una noche entera seguida, y no lo digo porque Ekhi duerma mal, al contrario desde que se acuesta hasta la mañana siguiente no se despierta, pero cuando toma teta la que se despierta y en ocasiones se desvela soy yo…). A lo que iba, que pese a llevar tiempo sin noches de sueño seguido, pienso en un posible destete y me da pena (sí, soy consciente de que no va ser de la noche a la mañana pero me viene bien irme mentalizándome para lo que pueda venir…), y si pienso en el día en el que Ekhi deje de dormir con nosotrxs me da un perrequeeeee (a mí y a su aita, sólo hace falta verle la cara de felicidad cuando mira a Ekhi dormido a su lado por la noche y la sonrisa que le ilumina la cara cuando su hijo le despierta por la mañana 🙂 ). No quiero ser una dramas ni mucho menos, pero estas cosas son las que de repente te recuerdan que: ¡¡¡¡EL TIEMPO VUELAAAAAAAAA!!!!

Echo la vista atrás y veo fotos del embarazo, del día en que nació Ekhi, de las primeras tetadas (más que tetas tenía dos sandias… madre mía…jajajaja), su primera sonrisa, cuando empezó a reptar, gatear, caminar, los cambios de pañal (otro aspecto en el que notamos que se va creciendo, pero de esto os hablaré en otro post), sus primeras palabras…

enegorkaekhi

Y es que estos casi tres años han pasado taaaaaaaan rápido (y al mismo tiempo taaaaaaaan despacio… toma contradicción…jajajaja). Miro hacia atrás y vaya tela la de cosas por las que hemos pasado, la de momentos inolvidables que hemos vivido, momentos de risas, llantos, vivencias que te dejan un sabor agridulce y otras con las que el regustillo de algo rico te ronda varios días por el cuerpo, nos hemos dado miles de besos, infinidad de abrazos, también he gritado alguna que otra vez y perdido la paciencia, incluso en este último mes de Julio ha habido momentos en los que he tenido ganas de pegar a Ekhi (no lo digo orgullosa, pero es la realidad, ha sido un mes de mucho estrés y agobios constantes).

¿Por qué os cuento todo esto? Porque hoy más que nunca quiero VIVIR, vivir valorando lo que tengo en mi día a día, vivir saludablemente, vivir con amor, vivir soñando, vivir conscientemente, vivir saboreando cada minuto, vivir FELIZ al fin y al cabo.

No sé por qué, pero hoy, el post que escribí hace un año sobre maternidad pura y dura, lo han visto más de 600 personas, las cosas del directo. En total casi 5000 personas (de más de 57 países, si, lo flipo en colores con que en países como Filipinas, Cuba o Marruecos lean lo que escribo) han leído las líneas que escribí aquel 27 de Julio.

Como veis estoy dispersa y salto de un tema a otro, la premenstrual es lo que tiene que me inspira a sacar lo que llevo dentro pero de manera desorganizada…jejejeje.

Como conclusión quiero retomar el tema del comienzo, el sueño infantil. Como os decía, ni se las veces que he pensado en el día en el que volviese a dormir toda la noche y ahora que siento que puede llegar (no inminentemente pero algún día llegará… de hecho, a las personas que se “preocupan” porque colechamos siempre les digo que no hay problema que Ekhi algún día dejará de dormir con nosotrxs para dormir con otrxs 😛 ), pues eso que se hace raro… Por ello, si tienes a tu bebé cerquita tuyo achúchalo hasta el infinito, si todavía estás embarazada tócate la barriga y habla con esa vida que hay en tu interior siempre que así lo sientas, si tu hijx va creciendo saborea cada minuto porque no volverá… Dentro de unos años miraremos hacia atrás y las noches sin dormir serán un leve recuerdo de lo que fueron estos primeros años de crianza… Hasta que llegue ese día DISFRUTEMOS DEL MOMENTO. 🙂

dulces sueños

Anuncios

One response to “Nuestra historia de cama…

  1. Noelia dice:

    Gracias Ene!! Me han entrado hasta ganas de llorar. Después de una larga noche sin a penas pegar el ojo… te leo y se me quita hasta el sueño, es una luz en mis malos pensamientos, en mis quejas, mis desesperacion de estar rendida de sueño,… que de repente todo lo veo posotivo, no importa tener sueño porque él esta aquí, con nosotros, sano y feliz, disfrutando de su regalo diario, su mirada, su sonrisa,… que esto pasa que vuela si… y quiero grabar a fuego cada momento, que quiero y no quiero que pase el tiempo. Madre mía.. . Estoy como lo que dices, una montaña rusa de la que no me quiero bajar… y cuando me maree recurriré a la tribu para coger fuerzas de nuevo porque desde luego es la mejor montaña rusa del mundooooo.
    Gracias gracias y Gracias!!!! Por darme la luuuuuuuuuzzzzzzzzzz
    Un super abrazoooo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s