23 meses teteando! :D

La semana pasada fue la SMLM (Semana Mundial de la Lactancia Materna). Y como dicen que más vale tarde que nunca, aquí llego con estas líneas…jejeje.

Como indica el título de este post, Ekhi lleva 23 meses (toda su vida fuera de mi barrigota) tomando teta. En todo este tiempo puedo decir que he pasado por infinidad de momentos; disfrutar de verle en la teta, sentir el mayor amor del mundo, rabia al escuchar comentarios que no venían a cuento, agotamiento, frustración, satisfacción, me he sentido superpoderosa de saber que mi hijo se estaba alimentando solamente de mi leche y que crecía sano y feliz…

Al comienzo, cuando Ekhi nació,  recuerdo que estaba en modo animal total, una y otra vez me repetía a mí misma “Ene, confía en ti, en tu cuerpo  y en tu instinto, ponte el chubasquero y que todo lo que te digan te la resbale!” Esos días en los que te pasabas 18-20 horas (y no exagero) con un niño colgado de la teta!!! Hubo momentos en los que me agobiaba (con lo alma libre que soy yo, que alguien dependiese tanto de mi en ocasiones me abrumaba), pero la mayoría del tiempo disfrutaba de ese contacto, de las miradas, las sonrisas, de cómo me acariciaba la teta con sus manitas…

Durante el embarazo yo no había leído nada sobre lactancia, pero sí que acudí un día a un grupo de crianza y me encantó ver a las madres dando teta a sus peques. Ver a niñxs de 2-3 años tomando teta fue algo que fascinó, y estando Ekhi en mi barriga decidí que yo quería llegar a eso, que iba a hacer todo lo que estuviese en mi mano para que él disfrutase de los beneficios de la lactancia materna. Y aquí estamos, hoy cumple 23 meses y sin darme cuenta ha pasado todo este tiempo y seguimos teteando. No ha sido un camino de rosas, siento que ninguna lactancia lo es, pero es que acaso la vida es un camino de rosas???? Recuerdo una frase que  Irene dijo en una de sus charlas que me gustó mucho porque me sentí muy identificada: ” Hay veces en las que ella llora y se consuela con la teta, otras veces lloro yo y me consuelo de verla en la teta”. Verdad verdadera!!!jejeje

Si algo he aprendido en estos 23 meses es que no hay nada sencillo, esas historias en las que se termina con un “y comieron perdices para siempre” siento que son de todo menos reales…. Me considero una persona feliz, pero no lo soy ni pretendo serlo siempre… Las emociones negativas y los malos ratos también hay que vivirlos y son parte del camino.

En lo que a la lactancia se refiere (en estos meses el mundo de la teta  se ha convertido en una de mis pasiones), siento que la información es vital!!! No estamos acostumbradas a ver cómo se da de mamar, la transmisión de generación en generación sobre este tema hace tiempo que se perdió con la llegada del biberón. No voy a satanizar la leche de fórmula ni a las familias que dan el biberón, porque considero que gracias a estos avances hay niñxs que siguen vivxs. Pero si que tengo claro que la falta de actualización en lactancia materna en el mundo sanitario y los mitos que circulan en nuestra sociedad hacen mucho daño. Podría escribir horas y horas acerca de los mitos que giran en torno a la lactancia, pero prefiero dejaros algunos enlaces en los que encontrar información veraz:

  • UNICEF habla sobre algunos mitos de la lactancia materna.
  • La AEP (Asociación Española de Pedatría) tiene un Comité de Lactancia Materna porque consideran que “los pediatras tenemos una gran responsabilidad en la protección y promoción de la lactancia materna, pieza clave, considerada el método óptimo de alimentación infantil, por sus ventajas nutricionales, emocionales e inmunológicas, y la forma natural de alimentar a los bebés.”

Para terminar me gustaría recordar esta frase que tanto se oye cuando hay alguien que duda de si tenemos leche, cuando te dicen aquello de “se queda con hambre”, etcétera. Y es que no somos las “locas de la teta” quienes decimos que este tema sea algo importante, lo dice la OMS (Organización Mundial de la Salud) que recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

Está claro que cada mujer puede hacer lo que le salga de las tetas (y nunca mejor dicho 😛 ), dar el pecho un día, 6 meses, 8 años o incluso no darlo nunca. Yo no soy quién para decirle a nadie lo que tiene o no tiene que hacer. Pero lo que sí que pretendo con este post es que cuando tomemos una decisión lo hagamos con la información en la mano.

Personalmente mi opción es clara, Ekhi tomará teta hasta que el y yo queramos. Como le dije el otro día a una señora en el metro que me insistía en que era muy mayor para seguir mamando, “no se preocupe, llegará un día que cambie mis tetas por las de otra”. Hasta entonces, seguiremos SABOREÁNDOLO!!! 😀

Aquí nuestra última foto juntxs, Ekhi tomando teta, yo comiéndomelo a besos y aitatxu disfrutando del momento (él es quien nos sacó la foto y quien nos apoya en todo!). Sin el apoyo de Gorka todo hubiese sido más complicado, para mi que el padre o la pareja apoye al 100% a la madre es uno de los puntos fuertes de una lactancia feliz. Pero esto da para otro post… 😉

teta2016

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s